Páginas

viernes, 21 de julio de 2017

TODO LO QUE YA NO ÍBAMOS A NECESITAR - Maite Núñez



Cualquier ciudad, cualquier pueblo, cualquier aldea puede ser San Cayetano, el lugar que Maite Núñez ha creado para sus historias. Como un buen detective, Maite ha entrado en los hogares de distintas familias para contarnos, con su precisa escritura, lo que sucede en ellos. Igual que hizo con su primer libro, Cosas que decidir mientras se hace la cena.
Todo lo que ya no íbamos a necesitar contiene doce relatos. En todos ellos las relaciones humanas son la base. No solo las filiales, entre madre e hijos, también las conyugales que se ven afectadas por las primeras. Los niños de estos relatos, los que todavía tienen voz, son más adultos que los adultos, más sensatos que sus progenitores, más conscientes de la vida que ellos, puestos que ellos, en algunos relatos parecen haber desertado de vivir. En otros, quieren vivir y no se lo ponen fácil.

Los relatos están escritos tanto en primera como en tercera persona. Son historias dolorosas que te llevan a ponerte en el papel de los protagonistas. Hay matrimonios fallidos, madres desesperadas, amores, desamores, miedos, soledad. Todo relata una pérdida irrecuperable. Y, sin embargo, a pesar de todo ello, siempre me queda la sensación de que hay un poso de esperanza, en esos finales abiertos, como una puerta que nunca acaba de cerrarse y que comunica con la vida.

Maite Núñez escribe con firmeza, se fija en pequeños detalles, esos mismos en los que todos, en algún momento nos fijamos para evadir un pensamiento o una situación complicada, una grieta en la pared, el hueco en un colchón, el polvo que permanece anclado en los muebles, los nudos en el cabello de una niña.

Me gustan los relatos de Maite Núñez porque son limpios, sinceros, sin artificios. Porque se sabe que son suyos, porque no me parece que siga ninguna moda, ni ninguna tendencia, porque escribe desde lo más profundo, porque duelen y te abren los ojos. Porque sabe utilizar el adjetivo preciso, la metáfora concreta. Porque sus relatos permanecen en el recuerdo del lector tiempo después de haber cerrado el libro. 


En definitiva, que me place y complace recomendar la lectura de este libro, igual que hice con el anterior, porque creo que se lo merece más que muchos otros.

TODO LO QUE YA NO ÍBAMOS A NECESITAR- Editorial Base