Páginas

jueves, 19 de marzo de 2015

LA INCREIBLE LEYENDA DE LOS ESPÍRITUS JODONES - Mariano Zurdo






La increíble leyenda de los espíritus jodones, es la nueva novela de Mariano Zurdo y, aunque él se define como cuentista más que como novelero, ésta es ya la tercera.

Clasificada por su propio autor como novela de quiosco, como un homenaje a aquéllas que cambiábamos en nuestra juventud, está incluida en la sección Mezclatura de Talentura Libros.

Aurelio, un escritor de novelas por encargo, que también ha sido reponedor de yogures, entre otros menesteres, se dirige hacia un pueblo algo perdido con el fin de escribir la historia de los sucesos que acontecen en la casa rural del siglo XVIII y más concretamente en la habitación Riaza.

Dichos sucesos ocurren cuando en esa habitación fornica una pareja y una o uno de los contrincantes es virgen. Es entonces cuando entran en escena los espíritus jodones. Y sobre ello va a versar la novela que Aurelio pretende escribir. En realidad para Aurelio cualquier historia es buena para convertirla en libro.

Una serie de curiosos personajes, dotados de una gran enjundia en el habla, le irán poniendo al día sobre la aparición de los dichosos espíritus jodones. ¿Se trata de un bulo para atraer nuevos visitantes al pueblo? ¿Realmente sucede en esa habitación todo lo que se dice? 

La ruralera y Olegaria le demostrarán que algo puede ser cierto. El ruralero, el alcalde y el cura son elementos importantes para que Aurelio llegue al fondo de dicha historia, todo envuelto en una nube de misterio.

La novela mezcla elementos diversos a lo largo de sus páginas, lo que la convierte en una historia ágil, entretenida y lo más significativo, muy bien escrita. Aunque Mariano parece haberla escrito sin querer darle ninguna importancia, como si una novelilla de quiosco careciera de valor por ese motivo, como si el hecho de que algunas veces parezca disparatada fuera un artificio de escritor para restarle valor a lo escrito.

Los personajes están, como siempre sucede con los de Mariano, muy bien perfilados. Aurelio es un tipo urbano, desapegado de las cosas materiales que parece estar en el mundo para que haya de todo pero con la curiosidad del escritor que, en el fondo, es. 

En la escritura de la novela Mariano conjuga la ironía y el humor, juega con el secreto para ir enlazando capítulo tras capítulo sin perder el interés por saber qué demonios son los espíritus jodones. Como en aquellas novelas de quiosco con las que muchos hemos disfutado, dejando la puerta abierta al final de cada uno de los capítulos para ir corriendo en busca de la siguiente entrega.


En definitiva, una novela que me ha encantado. Mariano Zurdo tiene un estilo muy propio, demostrado en sus anteriores novelas y en su libro de proesía. De todos ellos, en este blog andan las reseñas. Un estilo y una manera de contemplar la escritura que a mí me gusta mucho.

domingo, 15 de marzo de 2015

PEQUEÑOS PIES INGLESES - Marcelo Luján




Pequeños pies ingleses, escrito por Marcelo Luján y publicado por Talentura, es de ese tipo de libros cuya lectura se retoma una y otra vez para descansar la mente, para disfrutar, para soñar.

Al menos, es mi caso.

Prosa poética. Piezas breves, casi esculpidas, con frases cortas. Puntos seguidos, algunos que marcan la distancia entre dos sentimientos, dos recuerdos. Puntos que surgen en toda relación amorosa, unas veces intensa, otras dolorosa, otras alejada. Puntos que Marcelo Luján coloca a su aire para dar la intensidad a la narración, para cortar, suspirar, y seguir.

Setenta y dos piezas breves llenas de fuerza, acompañadas de ilustraciones de Aurora López que pone la imagen al verso. La equivalencia. Piezasque vertebran el amor y el deseo de que nunca llegue el final.

63. Tímpanos

Me verás caer. Una noche entre las noches. Irás descalza, estarás lejos, tan oculta de los ojos para adentro, rescatando los minutos para hacer lo que puedas. Irás como fuiste siempre. Con el sí por delante….

51. Relámpagos

Además. Viviremos enloquecidos. Quiero decir sumidos en la locura más revolucionaria y atroz. La que se pega. La que derrite. La que vale para todo. Y casi nunca dormiremos. Porque dormir estará sobrevalorado. Porque seguiremos creyendo en la felicidad. En cruzar el río a nado….

Como nos recuerda Carlos Salem, este libro es un morse del amor. Un libro que está vivo y muerde.

Un libro para ir leyendo despacito, como la poesía, con el recreo de la lectura y el tiempo tranquilo.


miércoles, 11 de marzo de 2015

SOLO CON HIELO - Silvia Fernández Díaz









Nada más empezar a leer Solo con hielo el libro de Silvia Fernández Díaz, publicado por Talentura Libros, ya comenté que los relatos me estaban gustando muchísimo.
Una vez terminado el libro, me reafirmo en mi primera impresión. Los relatos, todos, sin excepción me han parecido magníficos. Silvia es una escritora concienzuda que se deja la piel, creo yo, en lo que escribe.

Desde el principio de cada uno de los relatos, Silvia nos plantea una situación que, generalmente, no tiene nada que ver con la que finalmente se desarrolla. Nos acerca a ella, nos la sugiere, nos habla de otra cosa, de los personajes quienes, por otro lado, parecen tan ajenos a esa situación como el mismo lector.

La mentira y los engaños y la crueldad que ambas cosas conllevan son la base de las narraciones. Un retrato de la condición humana. Yo tolero tus mentiras, para que tú toleres las mías.

Muchos de ellos comienzan a mitad de la historia, sin antecedentes, sin ningún punto de referencia al que nos podamos acoger. Precisamente por eso, y por el oficio de narradora de Silvia no podemos alejarnos de lo que nos está contando. Vamos descubriendo sin pausa, con frases acertadas, cortas la verdadera situación del personaje del relato.

Este relato: Sueños en Colwood me parece de los mejores del libro.
“Procurábamos que Marlene no lo viera. Alguien se encargó de entretenerla en la puerta del cine mientras Stanford se revolvía en el polvo”

No hay artificios, ni trampas, hay preguntas sin respuesta, finales que quedan abiertos mientras desde ese inicio va manteniendo con firmeza la tensión narrativa, como se demuestra en el relato “El orden perfecto”

Lo que no se dice, se adivina, se presiente en “La habitación número doce”

Veinte relatos con el reposo de la buena escritura. Personajes variados a lo largo de todos ellos, seres complejos que nos van desvelando su naturaleza sin necesidad de muchas palabras, ni de muchos gestos. A veces, tan solo de pinceladas.

En definitiva, un magnífico libro de relatos. Una apuesta de Talentura que hay que agradecer.
Y si este es el primer de libro de Silvia Fernández Díaz habrá que esperar a los siguientes porque, seguro, que serán buenísimos. Todo un descubrimiento.