Páginas

jueves, 17 de diciembre de 2015

REVELACIONES Y MAGIAS - Miguel A. Zapata







Hay momentos en los que me gustaría tener más conocimientos en materia literaria para poder hablar de un libro con mucha más profundidad. Soy consciente de mis limitaciones.



Este libro es uno de ellos.



Maleza viva de Gemma Pellicer. Un libro de pequeños grandes relatos. Una exploración de la belleza, una manera de cuestionarse el mundo, la sorpresa, la perplejidad de la naturaleza, aparentemente siempre tan quieta, como si estuviera en reposo o en espera de resurgir cada momento más vital.



La autora ha dividido el libro en dos secciones: Puntos de luz y Herbolario. Y en ellos hay una mezcla de aforismos y pensamientos como los que incluye en su blog “Sueños en la memoria” o de pequeños diálogos teatrales y a través de ellos, huyendo de los lugares comunes se pregunta y nos pregunta. No sólo sobre la naturaleza vegetal, también de la nuestra propia. Quizás la más animal de todas.



Desacuerdo



Ella hacía tiempo que engordaba sin parar, a un ritmo siniestro. Él iba apagándose imperceptiblemente, como si no quisiera hacerse notar por tamaña nadería. La historia ente ambos concluyó un día cualquiera: disuelto el cuerpo de él bajo sucesivas capas de sábanas revueltas, empapadas en litros, en mares, en océanos de espumas de sudor.



 



Así podemos encontrar otros relatos que con mucha ironía narran escenas cotidianas. En ellos Gemma nos coloca ante la parte irracional del ser humano, de esa vida cotidiana tan, aparentemente, natural y que, muchas veces, esconde otra realidad.



 



De bigotes y matrimonios



Tras superar aquella dieta feroz, crucial, creyó encontrar el modo de cumplir con sus deseos, así que sin más preámbulos se dirigió hacia el armario empotrado del dormitorio y se puso el vestido rosa chicle, el único que le ajustaba como un guante. Antes de calzarse los zapatos de charol y tacón fino de aguja, se encerró un par de horas en el cuarto de baño para depilarse piernas, axilas y bigote. Afeitarse las patillas le iba a costar tan poco, de hecho, como dejarse barba a su mujer. El intercambio de cuerpos resultó decisivo.



 



También aborda en el libro asuntos políticos o sociales.



A precio de saldo casi



 



Hagan juego, señores y señoras, y no dejen escapar tan suculenta oferta. Ahí la tienen, sin oropeles ni falsos ropajes, sin pretensiones; tal como vino al mundo está: nuestra fabulosa, nuestra inconfundible, nuestra insidiosa SPAIN, a precio de saldo casi, con sus persianas y rejas echadas, su corrupción a cuestas y sus jóvenes de toda clase sin licenciar, también los tenemos doctorados, ustedes dirán; con el futuro diezmado y sus ahorros a duro a tres pesetas, sin vergüenza apenas, a duras penas desvergonzados, ¡no se quejarán!



Hagan juego, señoras y señores, y no se corten, que esta maravilla no puede durar.



 



 



La segunda parte del libro, Herbolario, la presenta como una reflexión de la naturaleza, su poder. Muchos de sus micros producen un cierto desasosiego. Habla de bosques, de luz y de vida.



Emboscada



Y, entre tanto, la luz abriéndose paso una vez más, empeñada en alimentar y fermentar cualquier atisbo de vida que sea capaz de arraigar [de enraizar, brotar y erguirse, de prosperar en suma] entre rastrojos y hojarasca.



El bosque, el arca, gusanos y niños, agua.



 



Desbarbada



Vino el jardinero y, tras echar un vistazo, decidió que había que afeitar con urgencia el edificio. No se trataba tanto de eliminar las plantas, como de exhibir cierta autoridad ante el crecimiento de la maleza, que se había adueñado de la fachada, ensanchando grietas y dispersando debilidades por la casa. Cuando el jardinero hubo terminado, se alejó unos metros. A sus pies se arremolinaba una alfombra de tallos y raíces. Parecía una selva de obligaciones incumplidas y buenas palabras. “La sensatez se ha impuesto”, se persuadió el de rostro enjuto y barba poblada, mientras recogía impasible las herramientas, camino de su casa.



 En los relatos destacaría la precisión de las imágenes, la poesía que destilan, las metáforas y el lenguaje tan pulido y, en general, la elaboración del texto.



Un libro bello,  tanto en el exterior como en su interior.




jueves, 9 de abril de 2015

ENERO - Ángeles Sánchez Portero


Conocí a Ángeles Sánchez Portero, quiero decir que igual nos cruzamos en algún momento, durante la microquedada donde se presentó Deantología, la logia del microrrelato. Eso fue  en el año 2013.
En ese libro, los micros de Ángela se pueden leer en las páginas 278 y 279. Dos micros titulados: Trasmutación de los pasos en falso y Labriego marino. En ellos se puede apreciar la calidad de su autora.

Casi dos años después, llega a mis manos la novela Enero,publicada por Talentura, una novela corta que nos habla de la pérdida de un ser amado. Del duelo. Del enfrentamiento del protagonista, Ernesto, a la muerte. Y a la ausencia.
La novela está escrita en segunda persona y en presente, y en este tiempo nos va contando lo que le sucede a Ernesto, de qué manera le afecta la situación. Y todo ocurre, como dice el título, en Enero. 
De pronto, Almudena ya no está y todo a su alrededor se queda congelado, helado como el frío que trae el mes, el helor que le atenaza el alma y lo convierte en un ser perdido.
De repente también los hechos cotidianos, desapercibidos en circunstancias normales, se convierten en extraordinarios. Vive situaciones absurdas y extrañas producto de su imaginación: un armario que gruñe, que se queja, los vestidos de ella que cuelgan en actitud de derrota. Pensando que hay un monstruo en su interior.
Tiene dudas y espera cualquier cambio con tal de recuperar la felicidad, el pasado, la vida que ya no tiene.
Deja notas en la nevera con la esperanza de que sean contestadas, señal de que ella ha regresado y volverán a ser felices. Lee el libro prestado de la biblioteca que ella dejó a medias

“Sabes de sobra que el hueco de un ser ausente posee aristas que se extienden por lo cotidiano, como hiedra enloquecida. Que nadie puede ocupar los límites imprecisos que dejan otras personas”

Fernando, el amigo intenta consolarle, aunque la situación se va a convertir en todo lo contrario.
Cree verla, la sigue, quiere encontrarla, quizás ella se ha equivocado. Se hace con un plano, busca la dirección, se hace pasar por otro. La esperanza de recuperar a Almudena transforma la realidad de su vida. Porque quizás la negación de lo ocurrido sea su salvavidas.

Esta novela corta de 92 páginas tiene una profunda carga emotiva. El relato en segunda persona te acerca mucho al personaje, te envuelve en esa situación extraña que vive, en el derrumbe de su mundo, en el caos de su mente a través de la prosa poética que maneja muy bien Ángeles.

En algunos momentos me ha recordado mucho a Juanjo Millás por esa personificación que hace de los objetos. "La alfombra con sus flecos replegados, como a punto de llorar" "Las cortinas aburridas, arrugadas por su ausencia" "... te sientes amenazado por el ordenador y su ojo cuadrado ... su córnea está llena de polvo"

Una novela muy bien trabajada que se lee con mucho interés, sin prisas, como si el duelo fuera de cada uno. Una novela que me ha gustado mucho. Que he disfrutado leyendo.

Talentura Libros

jueves, 19 de marzo de 2015

LA INCREIBLE LEYENDA DE LOS ESPÍRITUS JODONES - Mariano Zurdo






La increíble leyenda de los espíritus jodones, es la nueva novela de Mariano Zurdo y, aunque él se define como cuentista más que como novelero, ésta es ya la tercera.

Clasificada por su propio autor como novela de quiosco, como un homenaje a aquéllas que cambiábamos en nuestra juventud, está incluida en la sección Mezclatura de Talentura Libros.

Aurelio, un escritor de novelas por encargo, que también ha sido reponedor de yogures, entre otros menesteres, se dirige hacia un pueblo algo perdido con el fin de escribir la historia de los sucesos que acontecen en la casa rural del siglo XVIII y más concretamente en la habitación Riaza.

Dichos sucesos ocurren cuando en esa habitación fornica una pareja y una o uno de los contrincantes es virgen. Es entonces cuando entran en escena los espíritus jodones. Y sobre ello va a versar la novela que Aurelio pretende escribir. En realidad para Aurelio cualquier historia es buena para convertirla en libro.

Una serie de curiosos personajes, dotados de una gran enjundia en el habla, le irán poniendo al día sobre la aparición de los dichosos espíritus jodones. ¿Se trata de un bulo para atraer nuevos visitantes al pueblo? ¿Realmente sucede en esa habitación todo lo que se dice? 

La ruralera y Olegaria le demostrarán que algo puede ser cierto. El ruralero, el alcalde y el cura son elementos importantes para que Aurelio llegue al fondo de dicha historia, todo envuelto en una nube de misterio.

La novela mezcla elementos diversos a lo largo de sus páginas, lo que la convierte en una historia ágil, entretenida y lo más significativo, muy bien escrita. Aunque Mariano parece haberla escrito sin querer darle ninguna importancia, como si una novelilla de quiosco careciera de valor por ese motivo, como si el hecho de que algunas veces parezca disparatada fuera un artificio de escritor para restarle valor a lo escrito.

Los personajes están, como siempre sucede con los de Mariano, muy bien perfilados. Aurelio es un tipo urbano, desapegado de las cosas materiales que parece estar en el mundo para que haya de todo pero con la curiosidad del escritor que, en el fondo, es. 

En la escritura de la novela Mariano conjuga la ironía y el humor, juega con el secreto para ir enlazando capítulo tras capítulo sin perder el interés por saber qué demonios son los espíritus jodones. Como en aquellas novelas de quiosco con las que muchos hemos disfutado, dejando la puerta abierta al final de cada uno de los capítulos para ir corriendo en busca de la siguiente entrega.


En definitiva, una novela que me ha encantado. Mariano Zurdo tiene un estilo muy propio, demostrado en sus anteriores novelas y en su libro de proesía. De todos ellos, en este blog andan las reseñas. Un estilo y una manera de contemplar la escritura que a mí me gusta mucho.

domingo, 15 de marzo de 2015

PEQUEÑOS PIES INGLESES - Marcelo Luján




Pequeños pies ingleses, escrito por Marcelo Luján y publicado por Talentura, es de ese tipo de libros cuya lectura se retoma una y otra vez para descansar la mente, para disfrutar, para soñar.

Al menos, es mi caso.

Prosa poética. Piezas breves, casi esculpidas, con frases cortas. Puntos seguidos, algunos que marcan la distancia entre dos sentimientos, dos recuerdos. Puntos que surgen en toda relación amorosa, unas veces intensa, otras dolorosa, otras alejada. Puntos que Marcelo Luján coloca a su aire para dar la intensidad a la narración, para cortar, suspirar, y seguir.

Setenta y dos piezas breves llenas de fuerza, acompañadas de ilustraciones de Aurora López que pone la imagen al verso. La equivalencia. Piezasque vertebran el amor y el deseo de que nunca llegue el final.

63. Tímpanos

Me verás caer. Una noche entre las noches. Irás descalza, estarás lejos, tan oculta de los ojos para adentro, rescatando los minutos para hacer lo que puedas. Irás como fuiste siempre. Con el sí por delante….

51. Relámpagos

Además. Viviremos enloquecidos. Quiero decir sumidos en la locura más revolucionaria y atroz. La que se pega. La que derrite. La que vale para todo. Y casi nunca dormiremos. Porque dormir estará sobrevalorado. Porque seguiremos creyendo en la felicidad. En cruzar el río a nado….

Como nos recuerda Carlos Salem, este libro es un morse del amor. Un libro que está vivo y muerde.

Un libro para ir leyendo despacito, como la poesía, con el recreo de la lectura y el tiempo tranquilo.


miércoles, 11 de marzo de 2015

SOLO CON HIELO - Silvia Fernández Díaz









Nada más empezar a leer Solo con hielo el libro de Silvia Fernández Díaz, publicado por Talentura Libros, ya comenté que los relatos me estaban gustando muchísimo.
Una vez terminado el libro, me reafirmo en mi primera impresión. Los relatos, todos, sin excepción me han parecido magníficos. Silvia es una escritora concienzuda que se deja la piel, creo yo, en lo que escribe.

Desde el principio de cada uno de los relatos, Silvia nos plantea una situación que, generalmente, no tiene nada que ver con la que finalmente se desarrolla. Nos acerca a ella, nos la sugiere, nos habla de otra cosa, de los personajes quienes, por otro lado, parecen tan ajenos a esa situación como el mismo lector.

La mentira y los engaños y la crueldad que ambas cosas conllevan son la base de las narraciones. Un retrato de la condición humana. Yo tolero tus mentiras, para que tú toleres las mías.

Muchos de ellos comienzan a mitad de la historia, sin antecedentes, sin ningún punto de referencia al que nos podamos acoger. Precisamente por eso, y por el oficio de narradora de Silvia no podemos alejarnos de lo que nos está contando. Vamos descubriendo sin pausa, con frases acertadas, cortas la verdadera situación del personaje del relato.

Este relato: Sueños en Colwood me parece de los mejores del libro.
“Procurábamos que Marlene no lo viera. Alguien se encargó de entretenerla en la puerta del cine mientras Stanford se revolvía en el polvo”

No hay artificios, ni trampas, hay preguntas sin respuesta, finales que quedan abiertos mientras desde ese inicio va manteniendo con firmeza la tensión narrativa, como se demuestra en el relato “El orden perfecto”

Lo que no se dice, se adivina, se presiente en “La habitación número doce”

Veinte relatos con el reposo de la buena escritura. Personajes variados a lo largo de todos ellos, seres complejos que nos van desvelando su naturaleza sin necesidad de muchas palabras, ni de muchos gestos. A veces, tan solo de pinceladas.

En definitiva, un magnífico libro de relatos. Una apuesta de Talentura que hay que agradecer.
Y si este es el primer de libro de Silvia Fernández Díaz habrá que esperar a los siguientes porque, seguro, que serán buenísimos. Todo un descubrimiento.



miércoles, 25 de febrero de 2015

DE LO QUE QUISE SIN QUERER - Miguelángel Flores











De lo que quise sin querer,  es el primer libro de microrrelatos de Miguelángel Flores.
No es su primera publicación en papel, ya que su nombre y sus textos aparecen en la Deantología, la Logia del micorrelato, o la antología editada por Alfaguara sobreRelatos en Cadena. Tampoco es un recién llegado al asunto este de las letras.  Miguelángel ha escrito obras de teatro: Anda que no te quiero, que he tenido el placer de interpretar. La vida que bailo y Cónsuelame, Consuelo.

De lo que quise sin querer contiene 114 microrrelatos, divididos en tres partes diferenciadas por su temática.

Cosas de amar. Cosas de morir. Y otras cosas sin querer.

En la primera parte Cosas de amar, encontramos relatos tiernos, disparatados, irónicos, con ese tono de cercanía y ternura que él les sabe impregnar, con un punto muy importante de poética. No son relatos vacuos porque todos ellos contienen temas importantes. Entre sus líneas encuentras el amor y el desamor. La ternura y la crueldad. El erotismo.
Es difícil destacar algún relato en concreto porque todos tienen algo. Muchos me han provocado una ternura increíble. Me he sentido cercana a ellos, quizás por ese lenguaje especial de Miguelángel.

Cortejo.
Ya era hora de que a mí también me tocara. Al Rufi le tocó una el año pasado,  ahora es su novia formal. Y a un tío mío le tocaron dos seguidas. Con una se casó a su manera y con la otra montó un negocio en la habitación del patio. Ya lo decía mi padre: hijo, búscate una que no te contradiga y que no huya. Y hoy hubo tómbola. Ya a esta quiero conocerla antes. Ir poco a poco. Ahora mismo la saco de la caja. Mañana la desdoblo. Y si eso, a la noche, la inflo.

En la segunda parte: Cosas de morir, encontramos la muerte tratada como una continuación de la vida, como si nunca fuéramos a desaparecer. A veces vista desde la mirada de la infancia, de la inocencia y de la cotidianeidad. Otros relatos esconden la crueldad del ser humano o la tristeza de la pérdida, del definitivo adiós. Utiliza el humor negro con mucha calidad.

Mesa compartida
Cuando la camarera me ha traído la cuenta, me he sorprendido. Me ha explicado que ha sumado también lo de mi madre, que se lo ha indicado antes de marcharse. Entonces me he acordado de la mujer entrañable, de pelo blanco y mirada astuta, que ha merendado  junto a mí en esa cafetería abarrotada. No he puesto objeción, he pagado y he salido, Ya en la calle, he pensado que no ha sido caro. He pagado diecisiete euros por la ilusión de haber merendado otra vez con mi madre, cuando hace tanto que la perdí. Y eso no tiene precio.

La última parte es una mezcla, relatos variados, más largos algunos. Hay menos uniformidad en los temas pero sin perder la cercanía hacia el lector y hacia la vida en general.
No soy gran entendida en los conceptos que debe seguir un microrrelato pero creo observar que en los de este libro prima el tema y el lenguaje propio de Miguelángel sobre la técnica pura y dura. Hay escritores cuya técnica es impecable pero la lectura produce frialdad. No es este el caso y creo que vale la pena.

He disfrutado mucho leyendo los micros de De lo que quise sin querer. Es complicado mantener una línea cualitativa cuando hay tanto escrito pero creo que se ha conseguido. Creo que todos deseamos tener una voz propia, un estilo reconocible en nuestros escritos. Y eso no se le puede negar a Miguelángel. 

De lo que quise sin querer es muy, muy recomendable. Una lectura que te aproxima no solo al escritor que es Miguelángel, sino al ser humano generoso que es él.




De lo que quise sin querer - Talentura Libros

domingo, 1 de febrero de 2015

GEOGRAFÍAS APÓCRIFAS - Jose Luis Gärtner




Geografías apócrifasha sido el primer libro que he leído de José Luis Gärtner, aunque en su haber ya cuenta con dos novelas publicadas, y finalistas de premios de prestigio y varias obras teatrales.

Esta novela me ha gustado mucho. Es una de las mejores novelas cortas que he leído en estos últimos meses.

Geografías apócrifas es la historia contada por Atanasio Ropero, un náufrago interior que habita en las tramoyas de un gran centro comercial, mientras pretende escribir su gran obra literaria. Esto es lo que dice la contraportada del libro.

Atanasio Ropero vive en un cubículo, lo que él viene a llamar un armario, en las tripas del centro comercial Doha, donde se dedica a subsistir pasando cada día, a determinadas horas, la máquina pulidora del suelo. Entre todo ese tiempo su pretensión de escribir una novela se va quedando en eso, en pura pretensión, en análisis existenciales que nunca se ven reflejados en letras. En el tiempo que ni pasa la pulidora, ni observa el papel en blanco, bebe absenta en el bar de Adalberto.
Atanasio Ropero quien, en algunas ocasiones, cada vez menos cuando nos vamos acercando al final de la novela,  discute y dialoga con su otro yo, nos deja entrever que una vez fue una persona normal, un hombre casado con una tal Patricia, que tuvo otra vida. Tuvo un pasado y ahora no tiene ni siquiera futuro. Simplemente se deja llevar. No lucha contra nada ni contra nadie. Solo reflexiona sobre la vida y el comportamiento humano. 
Es un hombre que no cree en nada, excepto en todo lo absurdo, lo visible y lo invisible. Cree en Bartleby. Es la alegoría perfecta de una intención: la de escribir sin llegar a hacerlo.
Cree en la inmediatez del deseo y en la absenta. Y cree en la inmediata victoria de los derrotados.
Es una novela sobre la nada y el absurdo de nuestra existencia. Una metáfora de la vida. El centro comercial como el santa sanctórum de esta civilización que estamos construyendo, cuyo nombre – Doha – ya nos lleva a uno de los símbolos de la riqueza de este siglo. Doha, capital de Catar.
Según sus propias palabras “La estupidez ha tomado posesión de la humanidad. No es nada nuevo; desde siempre hemos sido gobernados por la estulticia”
Vive y trabaja en el templo de la gilipollez.
Su vida, ese transcurrir diario a bordo de la pulidora observando el comportamiento de la gente en el centro comercial es el reflejo de nuestra sociedad.
Es una novela corta pero extensa, con la densidad de la buena escritura en la que nada sobra y nada falta. Una reflexión sobre la vida, una descripción del estado de imbecilidad en la que vivimos más a menudo de lo necesario. 

Una novela que no debería pasar inadvertida.


Geografías apócrifas- Talentura libros

sábado, 24 de enero de 2015

LA LLAVE DORADA - Carlos Almira Picazo








Reconozco que este es el primer libro que leo de Carlos Almira, aunque no será el único. He tardado en hacer esta pequeña reseña o como se le quiera llamar por falta de tiempo. No porque el libro no lo merezca. Pero sigo siempre lo que aconseja Ana María Shua: la lectura reposada de los microrrelatos a fin de no empacharte con ellos y saborearlos cada uno a su tiempo.

La llave dorada contiene 121 relatos variados, con pocas semejanzas unos con los otros, excepto por la gran calidad de su narración. He disfrutado largamente de la lectura, y sigo releyendo algunos de ellos porque les vuelvo a encontrar una segunda interpretación, mucho más allá de lo que en principio entendí.

Los temas son todos lo que la vida nos puede aportar. Mundos distintos, fantásticos, reales. Fragmentos poéticos, personajes sorprendentes que te llevan a escenarios inimaginables.
Una llave dorada que abre todas las puertas por las que queramos entrar.

La puerta

Mientras me llevaba detenido, incurrió en la torpeza o el sarcasmo de consolarme. El aire helado le alzaba los faldones del abrigo. Yo intentaba silbar, pero su vocecita sonaba incansable tras de mí: “A quién se le ocurre olvidar poner una puerta en la escena del crimen”.  Detesto el abuso de la lógica y se lo dije, pero prosiguió, dando una larga chupada a su pipa: “Sólo usted podía naturalmente entrar allí”, y volvió a encañonarme con una pistola digna de un carnaval. Desesperado por ese cliché de folletín, apreté el paso: “¿A que no puedes matarme con eso?”. Conseguí que el detective se callara. Nos alejamos por calles torcidas, bajo un cielo plúmbeo lleno de dirigibles.

Leyendo los microrrelatos de Carlos Almira uno se da perfecta cuenta de lo difícil que es escribir así. De logar usar cada palabra en el momento exacto, de crear un mundo concreto para cada uno de ellos, un ambiente definido en tan pocas líneas.

Los pantalones

Volvía de una cena de empresa cuando algo se le cruzó en la calzada: dio un volantazo y se salió de la curva con la extraña sensación de llevar otra vez los pantalones cortos.

Para los aficionados a la lectura y escritura de microrrelatos este libro es mucho más que recomendable. En él se haya aprendizaje y ciento veintiuna maneras de escribir con maestría.

El corral

En los alrededores del desierto de Galilea, donde habían sido conducidos por una estrella, Baltasar se separó de sus compañeros. Muchos años después, en su lecho de muerte, justificaba así su conducta: “Nadie debe permitir que una sola estrella, por importante que sea, guíe toda su existencia”
A sus compañeros se sumó un falso Baltasar: poco después alcanzaron sin más contratiempos las murallas de Jerusalén.


 Disfruten con la lectura y con las invenciones, y los personajes que deambulan por estas 175 páginas de buena literatura. 


sábado, 10 de enero de 2015

EL TRÁNSITO DE ROBERTO MORRISON - Mayte Sánchez Sempere







Roberto Morrison, más conocido como el Rober, un tipo odioso, aunque envidiado porque siempre lleva colgando del brazo a las tías más buenas del barrio, decide morirse por sí mismo, sin tener en cuenta que muchos de los que lo conocían hubieran querido cargárselo.
Antes de morir, deja un mensaje: Dale el paquete a Iona. Junto a sus últimas palabras, una llave.
El Rober, cuando estaba vivo, era escocés. Cuando se le acabó la pasta recaló en “el barrio” un local, antigua tienda de ultramarinos, donde conviven unos cuantos okupas que han elegido vivir con un pie dentro y otro fuera de la sociedad. Personajesmarginales con vidas destruidas.
Entre estos okupas está el Rata, amigo del Rober. Y el Pachi y Lázaro que es quien van contando la historia del tránsito del Rober.
La novela, a través de estas voces, nos va ir llevando de un lugar a otro, a cual más cutre, hasta poder descubrir qué se esconde detrás de esa llave que ha de llegar a manos de Iona, hermana del Rober, por más señas. Y qué es lo que se esconde también detrás de la persona que ellos han conocido: el Rober.

Hay sueños rotos:
“Lo que hemos perdido es el derecho a soñar, Pachi, y eso jode”

Sueños inalcanzables. En la que los protagonistas, en el otro lado de la sociedad, observan las diferencias entre unos y otros.

“No creo en la suerte. Solo somos más gilipollas. Ellos tienen sueños para toda la vida, nosotros jodimos los nuestro, nos bebimos la ración”

Hay amistad.
“Vamos a inventarnos un sueño nuevo, Pachi”

Hay ternura y hay poesía.

Hay vida en la marginalidad.
“Nadie pregunta de qué nos morimos los que vivimos en el margen”

Una novela corta muy interesante, amena, divertida en algunas ocasiones, cuando la situación parece que se desborda por los márgenes.