Páginas

domingo, 30 de junio de 2013

EQUILIBRIO Y ENTRE CUATRO PAREDES UNA SABANA INVISIBLE - Alberto García Salido



Este libro es, probablemente, el que tiene la estructura más original de los editados hasta ahora por Talentura. Por un lado, EQUILIBRIO, una novela corta. Y por el otro, ENTRE CUATRO PAREDES UNA SABANA INVISIBLE, relatos cortos.

EQUILIBRIOes una novela corta con una gran carga psicológica, que se desarrolla en un corto espacio de tiempo, exactamente entre la primera y la última semana de un mes de Octubre. Su lectura nos lleva a través de saltos temporales de atrás adelante lo que le confiere un ritmo trepidante que hace imposible que desfallezcas en su lectura.
Tres personajes principales, sin nombre, de los cuales solo sabemos que uno es:
Un hombre que usa guantes rojos
Un niño, el hijo.
Y un hombre de barba poblada.

En el inicio nos encontramos con un hombre que habla con su abogado durante la última semana de Octubre. Ese mismo hombre nos irá desvelando quién es. Por qué juega a ser lo que no es.

Él mismo nos lo dice: “Que yo quedara como todo un héroe para la gente y que el asesino fuera en realidad el asesinado… no era fácil”

En esas charlas con el abogado, aparecerá la conciencia. “Recuerdo que mi madre me decía que la conciencia es la sensación de que te están mirado aun cuando estás solo”

Aparecerá la culpa, la necesidad de perdón y de castigo. Y el derrumbe final.

Los otros personajes aparecen en distintos capítulos. Las voces se mezclan sin llegar nunca a confundirse. En la primera semana de Octubre, en ese salto que parece inmenso, conocemos al hombre de la barba poblada y al niño. Ambos, fundamentales en la historia. Cada uno por diversas circunstancias que no voy a desvelar, pero cuya importancia vamos hallando conforme leemos los capítulos.
Las frases cortas, la contundencia de los diálogos y las reflexiones hacen que esta novela sea dinámica, casi sin darte tiempo a respirar.

El capítulo crucial es el del Martes a las 16:5 de la primera semana de Octubre, el más largo de toda la novela. Un capítulo que tiene la suficiente fuerza como para pasar perfectamente como un relato independiente. Transcurre en un ascensor y contiene una carga enorme de angustia, de caos, de miedo y de reflexiones psicológicas.

“Ojos extraños que parecen estar encendidos, iluminados, desde su interior. Me amenazan y no entiendo desde dónde viene esa idea o por qué me generan esa desagradable sensación, Es como si el hombre de los guantes se estuviera transformando ante mí y el ascensor se estuviera encogiendo por momentos, haciéndose más y más pequeño. Transformando los reflejos en barrotes, encerrándome aquí dentro”
No voy a decir mucho más porque acabaría por desvelar lo que no se debe. Sólo voy a añadir que mí  me ha gustado mucho y recomiendo la lectura, observando con cuidado la fecha de cada capítulo. Para entender ese ir y venir que hace que esta novela corta nos mantenga en constante vilo.

 ENTRE CUATRO PAREDES UNA SÁBANA INVISIBLE.

En esta parte de este libro de dos caras, nos encontramos con siete relatos cortos. Alberto ya avisa  en el prólogo de que seremos el niño que crece a una realidad extraña.
Y no nos engaña porque cualquiera de ellos nos va creando una inquietud según leemos. Igual nos traslada a una dimensión desconocida, como en el relato de Piratas,  como nos lleva a una realidad que se nos antoja angustiante.
Los lugares cerrados, solitarios, marcan el destino del personaje del cuento como le ocurre al del relato que da nombre a esta colección. 
Me ha gustado especialmente el de Fugitivos, la huida de una pareja, la ternura de la vejez.
Entre estos siete, también hay espacio para la pérdida o la tristeza. Es el caso del relato El hombre solitario.
 Ningún relato consigue dejarnos indiferentes. No se dejan leer con rapidez, requieren pausa y concentración para no perder las claves que Alberto nos va dejando con un estilo muy propio, muy trabajado, donde nada sobra. Alberto se revela en todos ellos como un maestro para crear situaciones profundamente psicológicas.

Talentura 2013



domingo, 23 de junio de 2013

VIAJE IMAGINARIO AL ARCHIPIÉLAGO DE LAS EXTINTA - Susana Camps



Archipiélago de las Extinta (Del gr. ρχιπέλαγος y el lat. exstinctus): conjunto de islas narrativas agrupadas en una superficie extensa, tal vez ilimitada, de literatura. Explorado por primera vez en tiempos de la invención de la tinta, las sucesivas colonizaciones y la llegada del progreso provocaron su transfiguración electrónica. Paradójicamente su fácil localización vía satélite no lo hace más accesible. En la actualidad solo llegan al Archipiélago de las Extinta viajeros con cierta dosis de coraje, ambición y sentido de la aventura”. 

Viaje imaginario al archipiélago de las Extintaes tan original como su propio título. Está dividido en cuatro partes bien diferentes:
 - Hacerse a la mar
- Hacerse a las letras
- Mensajes hallados en una botella
- Retorno por la ruta astral

El libro comienza ya sorprendiendo. El relato Galerada, cuyas frases están construidas partiendo de las preposiciones españolas es, para mi gusto, un arte del equilibrio del lenguaje.
Viajaremos por rutas inexploradas, por paraísos salvajes con gente más sorprendente todavía, entre leyendas marinas, exploradores intrépidos que nos harán sentir como si hubiéramos aterrizado en una época pretérita, como en aquellos relatos de la literatura inglesa de siglos pasados. Lo fantástico, lo irreal se convierten en magníficos relatos. La realidad de la vida vista desde otro prisma.
Nunca falta el humor, la ironía suave de Susana. Su escritura parece ligera porque así lo hace ella con la sabiduría de quien sabe manejar las palabras, los tiempos, la elegancia. Con ella, el microrrelato como género adquiere una dimensión más asentada.
He disfrutado de la lectura. Mucho. Aun conociendo a Susana, este libro me ha servido para redescubrirla. Para quienes todavía no la conocen, Los martes micro es su blog.


INSTRUCCIONES PARA LEER UN MICRORRELATO.

Para leer un microrrelato no nos importa cómo venga usted vestido ni se requiere reserva. Sin embargo se necesita buena predisposición. Deberá conocer el uso de los cubiertos (de común tres juegos) y las copas (en algunos casos, hasta cinco), aunque por supuesto, no va a utilizarlo todo. Quizá tenga que emplear la cuchara de plata, tal vez alicates de marisco o un cuchillo de sierra para entrecot, pero no dé nada por hecho. Aquí la consigna es sorprenderle. Las croquetas pueden contener helado y el soufflé esconder baba de hiena; es famoso nuestro turrón de calamar. En esta mesa nada es lo que parece.
Lo habitual es que se sirva un solo plato, de cantidad insignificante, sabor selecto y diseño espectacular. Puede ir regado con un vino culto o grosero, blanco, tinto o espumoso, pero jamás con insípido rosado. El agua se escancia escasa, únicamente cuando el plato es muy fuerte. Y raramente se sirve postre. Si hay dulce, viene integrado en el menú y tendrá que evocarlo usted mismo. No tenemos ningún interés en que salga de aquí con un buen sabor de boca.
Lo que sé es preceptivo es el pan, que se sirve al final para arrebañar bien el plato, lo que en este establecimiento se considera signo de interés y gusto por nuestros micros.

Esperamos que la experiencia sea de su agrado y repita hasta llenarse, como en los tiempos en que frecuentaba locales de gastronomía contundente.


Viaje imaginario al archipiélago de las Extinta.
Talentura.
Colección Relatos.