Páginas

sábado, 30 de septiembre de 2017

¿De dónde esta manía de ser pájaro? Cristina Requejo



A lo largo de mi vida literaria he escrito unos tres poemas, malos. La poesía es un género en el que no me atrevo a entrar. Es un espacio reservado a gente con una sensibilidad especial, creo yo.
Eso no quiere decir que no lea poesía. Me gusta leerla, por supuesto. Y en esto estamos. Y en disfrutar de las sensaciones que me provocan la lectura.

El último caso el de este libro: ¿De dónde esta manía de ser pájaro?, escrito por Cristina Requejo y publicado por la editorial Enkuadres.

Dice Cristina que nunca había escrito poesía, solo prosa. Y así la conocía yo. Más tarde la descubrí entre los 140 caracteres. Y siempre me gustó lo que leí.
Y ahora descubrimos, y nos descubrimos, ante el poemario. El prólogo de Juan Carlos Mestre lo explica mucho mejor de lo que yo podría hacer. A través de la palabra, de las sensaciones, volamos, exploramos, recordamos y palpitamos.
Monólogo de la piel
Como el agua que fecunda la tierra,
Tus palabras penetran en mis poros,
Haciendo, como la luz,
Visible lo invisible.
Sucedes así,
Como una caricia que,
Sin requisitos,
Atraviesa mis fronteras


Nada sobra, nada falta. Es sencillo y arriesgado. Es vital. Hay musicalidad en las frases, y esa cualidad, para mí, que me da por practicar la música, es atrayente.
Es, en definitiva, un poemario precioso.

Trinchera

Cuando escribo,
Se me llena la boca de matices
Y me convierto en rehén de la palabra.
Sin invocar el armisticio,
Me desocupo y olvido lo devastado,
La rabia y la impotencia,
Como la hierba sin pisar.


Leo y releo. Y disfruto. Hacía tiempo que no me sentía tan a gusto con un libro de poemas.

¿DE DÓNDE ESTA MANÍA DE SER PÁJARO? Editorial Enkuadres 

viernes, 11 de agosto de 2017

LAS FLORES SUICIDAS - Juan Herrezuelo









Las flores suicidas, libro de relatos de Juan Herrezuelo, publicado por Talentura, es de esos libros que te hacen pensar, sentir, reflexionar. Incluso cabrearte.

Contiene cinco relatos:

La esfera de sus plumas, donde una sociedad como la nuestra, se ve en poco tiempo invadida por cientos o miles de palomas. Pájaros que te llevan a recordar a Hitchcock y la sensación del miedo que su vuelo incontrolado nos provocaba en la pantalla. La ciudad en manos de las palomas, de la Enfermedad y de la manipulación de las autoridades sobre los habitantes. En el fondo, junto al miedo en un alféizar, la soledad y la incertidumbre por el presente, suena la música de un violín. La realidad convertida en un mal sueño. 

El fuego sordo es el relato del desamparo tras la pérdida del puesto de trabajo. El descenso vertiginoso hacia el silencio. La frialdad de una sola frase, cuando la esperanza está puesta en ella, de un gesto que lleva a la desesperación. Y al vacío en una sola noche. 

Vísperas de olvido, un magnífico relato teatral entre la realidad y la ficción, donde los límites entre ambas son sutiles. Diálogos e imágenes geniales para los dos personajes del relato.

El camino de los aires como un homenaje al mundo de la radio, me parece. Un relato sobre la fragilidad de la mente humana, sobre la capacidad del ser humano de luchar contra lo que parece insalvable, la tenacidad ante las adversidades. 

Las flores suicidas el relato que da nombre al libro y que nos lleva al tema de las conspiraciones. El cambio climático, el terrorismo, la manipulación de los gobiernos sobre temas que nos deberían preocupar y el constante desvío hacia asuntos frívolos con la intención de que no pensemos, de que miremos hacia otra parte aun a sabiendas de que nos están obligando a hacerlo. El absurdo idealismo de la democracia. La manipulación del tiempo. El miedo. Todo narrado por un personaje quijotesco que se enfrenta al mundo

No había leído nada de Juan Herrezuelo, excepto alguna entrada en su blog Los pasadizos del Loser. Por lo tanto, ha sido un descubrimiento este libro de relatos. Me ha maravillado su prosa tan rica, los juegos literarios, el manejo de las situaciones, la técnica diferente en cada uno de los relatos. Las referencias literarias, musicales o cinematográficas que me llevan a recordar a escritores que ambos admiramos.
No añado nada más, excepto la recomendación de su lectura. De dejarse llevar y engañar por los juegos literarios que el autor propone en cada uno de los relatos.



viernes, 21 de julio de 2017

TODO LO QUE YA NO ÍBAMOS A NECESITAR - Maite Núñez



Cualquier ciudad, cualquier pueblo, cualquier aldea puede ser San Cayetano, el lugar que Maite Núñez ha creado para sus historias. Como un buen detective, Maite ha entrado en los hogares de distintas familias para contarnos, con su precisa escritura, lo que sucede en ellos. Igual que hizo con su primer libro, Cosas que decidir mientras se hace la cena.
Todo lo que ya no íbamos a necesitar contiene doce relatos. En todos ellos las relaciones humanas son la base. No solo las filiales, entre madre e hijos, también las conyugales que se ven afectadas por las primeras. Los niños de estos relatos, los que todavía tienen voz, son más adultos que los adultos, más sensatos que sus progenitores, más conscientes de la vida que ellos, puestos que ellos, en algunos relatos parecen haber desertado de vivir. En otros, quieren vivir y no se lo ponen fácil.

Los relatos están escritos tanto en primera como en tercera persona. Son historias dolorosas que te llevan a ponerte en el papel de los protagonistas. Hay matrimonios fallidos, madres desesperadas, amores, desamores, miedos, soledad. Todo relata una pérdida irrecuperable. Y, sin embargo, a pesar de todo ello, siempre me queda la sensación de que hay un poso de esperanza, en esos finales abiertos, como una puerta que nunca acaba de cerrarse y que comunica con la vida.

Maite Núñez escribe con firmeza, se fija en pequeños detalles, esos mismos en los que todos, en algún momento nos fijamos para evadir un pensamiento o una situación complicada, una grieta en la pared, el hueco en un colchón, el polvo que permanece anclado en los muebles, los nudos en el cabello de una niña.

Me gustan los relatos de Maite Núñez porque son limpios, sinceros, sin artificios. Porque se sabe que son suyos, porque no me parece que siga ninguna moda, ni ninguna tendencia, porque escribe desde lo más profundo, porque duelen y te abren los ojos. Porque sabe utilizar el adjetivo preciso, la metáfora concreta. Porque sus relatos permanecen en el recuerdo del lector tiempo después de haber cerrado el libro. 


En definitiva, que me place y complace recomendar la lectura de este libro, igual que hice con el anterior, porque creo que se lo merece más que muchos otros.

TODO LO QUE YA NO ÍBAMOS A NECESITAR- Editorial Base

viernes, 30 de junio de 2017

LA CAJITA DE RAPÉ - Javier Alonso García-Pozuelo



No hay nada mejor que leer un libro que se te queda pegado a las manos. En mi caso, es indiferente si se trata de una novela, de un libro de cuentos, uno de poesía o de microrrelatos.  Lo que me satisface es la lectura en sí misma y llegar al final con satisfacción.

Y esto es lo que ha sucedido con la novela “La cajita de rapé” de Javier Alonso García-Pozuelo.

Novela policiaca ambientada en el Madrid de 1861, durante los últimos años del reinado de Isabel II.
El protagonista es el inspector Benítez, cuyas aspiraciones al puesto de inspector especial de vigilancia sobrevuelan durante toda la novela. Un hombre honrado cuya vida se ha visto afectada en más de una ocasión por los vaivenes de la política. En los momentos actuales gobierna la Unión Liberal, liderada por el general Leopoldo O`Donnell, cuya gestión se encuentra muy afectada por las deserciones dentro de su propio partido y el sentimiento de la calle, que ve cómo los gastos desproporcionados en una guerra inútil socava la economía del país.
Y es en este momento cuando se produce un primer asesinato. El de una sirvienta de una rica familia del distrito de La Latina. Al mismo tiempo, se descubre el robo de una cuantiosa cantidad de dinero en la casa familiar. Estos hechos obligan al inspector Benítez, ayudado por un equipo de colaboradores que, dados los escasos medios de la época, van solventando la investigación a base de carreras por la ciudad o desplazamientos en coches de punto. La investigación se irá complicando con un segundo asesinato y la complicidad de unos cuantos personajes turbios. El caso, al que se conoce con el nombre de las Alcarreñas, convertido en la comidilla de la ciudad, obliga al inspector Benítez a una investigación contrarreloj.

La ambientación de la novela es magnífica. Javier muestra las dos sociedades dentro de una misma ciudad. Los ricos, por una parte, en las casas bien, donde convivían el servicio y los señores. Convivencia sin mezcla, claro está. Los señores, asiduos a los locales de prostitución y juego. Las señoras, como siempre, a casarse bien y cerrar los ojos ante las costumbres masculinas. La hipocresía de la época. La salvaguarda del “buen nombre” de la familia. Los amoríos de unos y otros.  Dos Españas que tardaron en desaparecer.

La novela es trepidante en algunos momentos. En otros, en especial cuando se centra en la parte histórica y personal de algunos de los protagonistas, nos da un respiro. Es entonces cuando podemos disfrutar de un paseo por el Madrid histórico, entre sus gentes, sus costumbres, sus establecimientos, sus tradiciones, sus recetas de cocina, los oficios ya desaparecidos, como el de mozo de cordel, el de sereno, farolero o el de cochero. Javier maneja con soltura el lenguaje de la época, las expresiones que utilizaba el pueblo llano o los señores de bien. En resumen, un recorrido impresionante por una ciudad cambiada. Incluso para quienes no somos de Madrid y hemos podido disfrutar de ella.

Para ser su primera novela creo, sinceramente, que está mucho más que lograda, teniendo en cuenta el cuidado que ha puesto en los detalles tanto en la parte histórica como en la policíaca, de manera que ninguna de ella chirríe por falta de precisión. Un trabajo de documentación impresionante.


Solo me resta preguntarle al autor qué es el “arroz a la valenciana” que pudo haber cenado Lorenza, la muchacha asesinada.


jueves, 15 de junio de 2017

EL HOMBRE QUE CABIA EN LA PALMA DE SU MANO - Francesc Barberá




A todos los que hemos escrito microrrelatos en alguna ocasión, se nos insiste en que un micro no es un chiste, ni un aforismo, ni una ocurrencia rápida mientras conduces hacia el trabajo o te lavas los dientes, aunque te los publiquen en una editorial de las grandes
.
Un microrrelato es una historia mínima muy elaborada, como una buena receta de cocina.

Es difícil también, así lo veo yo, escribir un brevísimo relato sin caer en alguna de esas tentaciones. Tanto como hacerlo en cuestión de una línea o dos. 

Para Francesc Barberá parece no tener ningún secreto. Tal como lo demuestra en su primer libro de microrrelatos - El hombre que cabía en la palma de su mano - publicado por Unaria, con las ilustraciones acertadísimas de Riki Blanco.
No en vano Francesc aparece mencionado en el libro de Manu Espada "Las herramientas del microrrelato"

Francesc ha logrado un libro precioso construyendo unas historias que van desde el humor negro:

Hermanos de sangre
Con sus débiles brazos arrastra la pesada caja de herramientas hasta la cuna. Él también quiere jugar con su hermano.

Primogénito
Esperaban trillizos, pero dos de ellos nacieron muertos. El que sobrevivió, tras un leve llanto, sonreía de una forma inquietante.


al amor en todas sus variantes:

Ternura
Se comieron a besos, los caníbales

Sinsabores
Cuando no estaba con su esposa, el vegetariano sucumbía a los placeres de la carne


Desde el mundo del revés a cuestionar las leyes físicas, siempre buscando ese punto de sorpresa, de piruetas verbales como señala en la contraportada el escritor Miguel A. Zapata

Simetría
Al llegar al fin del mundo, el explorador descubrió una pequeña puerta. La abrió y encontró otra puerta, otro explorador y otro mundo.

Suicida
Se arrojó a su vacío interior.

Herejía
Persiguieron a la bruja que aseguraba que la Tierra era redonda. Para atraparla tuvieron que dar varias vueltas al mundo.


Uno de los puntos más interesantes de este libro es el acierto con los títulos de los microrrelatos. Un detalle importantísimo para culminar con éxito la escritura.

Anuncio clasificado
Acróbata busca relación estable. Abstenerse desequilibrados

Artificial
Al apoyar su cabeza sobre el pecho de aquella rubia explosiva, escuchó un misterioso tictac.

Farsantes
Durante la actuación, nadie reparó en la afonía del ventrílocuo.


Stendhal
Los sudores y las palpitaciones cesaron cuando descubrió  que el cuadro estaba colgado boca abajo.

Honor patrio
El capitán fue condecorado con la Medalla de Honor. Había dado la vida de todos sus soldados por la patria.


Podría poner unos cuantos ejemplos más pero creo que es mejor que cada uno se los lea y saque sus propias conclusiones, sus  sonrisas, sus sorpresas y disfrute con estos mínimos relatos de un libro muy, muy logrado