jueves, 15 de junio de 2017

EL HOMBRE QUE CABIA EN LA PALMA DE SU MANO - Francesc Barberá




A todos los que hemos escrito microrrelatos en alguna ocasión, se nos insiste en que un micro no es un chiste, ni un aforismo, ni una ocurrencia rápida mientras conduces hacia el trabajo o te lavas los dientes, aunque te los publiquen en una editorial de las grandes
.
Un microrrelato es una historia mínima muy elaborada, como una buena receta de cocina.

Es difícil también, así lo veo yo, escribir un brevísimo relato sin caer en alguna de esas tentaciones. Tanto como hacerlo en cuestión de una línea o dos. 

Para Francesc Barberá parece no tener ningún secreto. Tal como lo demuestra en su primer libro de microrrelatos - El hombre que cabía en la palma de su mano - publicado por Unaria, con las ilustraciones acertadísimas de Riki Blanco.
No en vano Francesc aparece mencionado en el libro de Manu Espada "Las herramientas del microrrelato"

Francesc ha logrado un libro precioso construyendo unas historias que van desde el humor negro:

Hermanos de sangre
Con sus débiles brazos arrastra la pesada caja de herramientas hasta la cuna. Él también quiere jugar con su hermano.

Primogénito
Esperaban trillizos, pero dos de ellos nacieron muertos. El que sobrevivió, tras un leve llanto, sonreía de una forma inquietante.


al amor en todas sus variantes:

Ternura
Se comieron a besos, los caníbales

Sinsabores
Cuando no estaba con su esposa, el vegetariano sucumbía a los placeres de la carne


Desde el mundo del revés a cuestionar las leyes físicas, siempre buscando ese punto de sorpresa, de piruetas verbales como señala en la contraportada el escritor Miguel A. Zapata

Simetría
Al llegar al fin del mundo, el explorador descubrió una pequeña puerta. La abrió y encontró otra puerta, otro explorador y otro mundo.

Suicida
Se arrojó a su vacío interior.

Herejía
Persiguieron a la bruja que aseguraba que la Tierra era redonda. Para atraparla tuvieron que dar varias vueltas al mundo.


Uno de los puntos más interesantes de este libro es el acierto con los títulos de los microrrelatos. Un detalle importantísimo para culminar con éxito la escritura.

Anuncio clasificado
Acróbata busca relación estable. Abstenerse desequilibrados

Artificial
Al apoyar su cabeza sobre el pecho de aquella rubia explosiva, escuchó un misterioso tictac.

Farsantes
Durante la actuación, nadie reparó en la afonía del ventrílocuo.


Stendhal
Los sudores y las palpitaciones cesaron cuando descubrió  que el cuadro estaba colgado boca abajo.

Honor patrio
El capitán fue condecorado con la Medalla de Honor. Había dado la vida de todos sus soldados por la patria.


Podría poner unos cuantos ejemplos más pero creo que es mejor que cada uno se los lea y saque sus propias conclusiones, sus  sonrisas, sus sorpresas y disfrute con estos mínimos relatos de un libro muy, muy logrado

 

lunes, 24 de abril de 2017

LA MAGIA DE LOS DÍAS - Antonio Báez





Entre tanta marabunta de libros editados, autoeditados y reeditados siempre se nos escapa alguno. En mi caso, aquellos que no me gustan a las treinta primeras páginas, los descarto, los dejo en el estante, nunca sé si con la intención de regresar a ellos o dejarlos en ese letargo polvoriento y apolillado que significa el olvido.
 

La magia de los días de Antonio Báez no se me había pasado, ni se encontraba oculto bajo una montaña de ácaros lectores. No. Simplemente es que este blog dejó de tener sentido para mí durante un tiempo. 

El libro contiene cinco relatos cortos, un prefacio y una novela corta. En todos ellos encontramos el reflejo de la vida actual.

Comenzamos con el relato El magnetofón, una historia familiar de recuerdos infantiles y de soledad. De sentirse a la intemperie.

El siguiente es Insomnio. Un relato de recuerdos parisinos. De un viaje a Paris en el año 1997 o quizás no. De parejas, de mujeres, de sensaciones inolvidables que acuden a la mente cuando el sueño se vuelve rebelde.

 Hospital, un relato muy corto, un recuerdo al hermano que nunca salió de allí. La sensación de miedo, ese que sentimos estando dentro y fuera de él.

Cumpleaños, es el regreso a los recuerdos de estudiante universitario. La melancolía es el fundamento de este relato y la lectura de un libro de relatos, El limón, del autor japonés Kaiji Motojirô. De las chifladuras de cada edad para inventar escenas, mentiras y chispa dentro de una vida monótona y aburrida.

En el relato Ven, Capitán Trueno, el narrador aborda la adolescencia, la sexualidad, la música, los amigos, todo construido con un excelente sentido del humor.


Y llegamos a la historia de Adán. Nos lo introduce mediante un prefacio titulado Ya me estoy largando.

Adán es un tipo curioso al que el narrador conoce en un pueblo de la provincia de Almería. De él destaca su ingenuidad y la falta de varias falanges de los dedos de una mano perdidos según la versión de cada día. Adán es un superviviente, y esa es la magia del libro y de la vida misma: cómo sobrevivir a uno mismo. 
Adán es luchador, como todos los que han tenido una vida difícil. Adán es un hombre que tiene relaciones con varias mujeres, cuyos nombres comienzan siempre por T, como Teresa. Adán viaja a Italia en el momento en que asesinan a Carlo Giuliani. Adán también sueña con ser hombre estatua.

La compra de un libro de apenas 100 páginas con el último billete que tenía en el bolsillo, nos lleva a una situaciones absurdas y divertidas. El autor del librito sufre hidrocefalia y destaca su habilidad con los patines. Paco Tierra se llama. A través de él conoce a Teresa, de quien se enamora. Cuando la relación ya no tiene sentido, porque encuentra a una Teresa distinta a la que él conoce, Adán decide ir a Madrid, al kilómetro cero, andando.



“De modo que la entrada de Adán en Madrid se produce con el atavío de todas las galas con las que ha ido proveyéndose a lo largo de su camino. Lo ilumina su consustancial sonrisa de imbécil, lleva el pelo recogido en un moño, el parche en el ojo perdido, n monóculo de cristal opaco incrustado en el sano y el adorno en forma de pajarito, que despreció la que fuera presidenta de la comunidad, prendido en el pecho, muy cerca del corazón..”



Y Adán, ya en Madrid, tras haber pasado por la casa de Doña Elpidia Aguirre, llega a la Puerta del Sol, lugar para él simbólico donde encontró “la mejor versión de sí mismo que había visto en su vida del hombre volador …  — He venido hasta aquí andando desde Málaga, he llegado hace un rato, después de meses y te encuentro a ti haciendo lo que siempre he soñado hacer yo.”

Esto es la Magia de los días, un libro lleno de esperanza, a pesar de todo, con sus dosis de humor, de absurdo, de sueños.

Un libro en el que Antonio demuestra, una vez más, que es un gran escritor.Un narrador con todos los recursos para que la lectura de sus libros sea inolvidable.

Uno de esos libros que no deben ser devorado por los ácaros del olvido o la indiferencia.


He perdido la "no-reseña" que hice de otra de sus novelas. La memoria del gin-tonic y no puedo encontrarla ya que no existe el blog. Es una lástima porque es otra de esas obras inolvidables. 

miércoles, 29 de marzo de 2017

MUJER FAQUIR - Salomé Chulvi

Un faquir, es un asceta que practica duros ejercicios de mortificación.

Mujer faquir es la primera novela de Salomé Chulvi pero no la primera incursión en la literatura. Con anterioridad publicó Metaforario I y Alas de Mariposa.

La novela está estructurada en pequeños capítulos independientes, pero conectados entre sí. Casi todos comienzan con un poema, o haiku o pensamiento, escritos bien por la voz faquir o por Marga. 

La protagonista, Margalida Bibiloni, es una mujer maltratada, incomprendida e inadaptada a lo que la sociedad señala y por estas razones, se mortifica.
Marga es el prototipo de la inocencia en un mundo cruel. Sabe, desde pequeña, que a los espirituales, como ella, los defierentes,  los rechaza casi todo el mundo.

Marga quiere ajustarse a los cánones escritos para justificar que es una mujer como Dios manda, pero no puede.  Marga quiere estar a la altura de esas exigencias, tal como le enseñó su madre: “Cuando el dolor te afija, calla y respira, calla y respira”

Lo importante es pertenecer al gremio de mujeres sumisas. Mujeres que, a causa de la carga genética y la educación ancestral, como su madre, acaban traicionándote. 

Marga está casada con Joan Fusta, un insecto palo, un bicho rígido, delgado y arisco como una púa de erizo que alguien ha perdido por descuido en un lodazal.
Joan Fusta construye féretros. “Y mi marido se consideraba un tipo previsor. Construyó su propio féretro el 25 de diciembre doce años atrás. Después comió en mi casa, y me pidió en matrimonio”

Marga sobrevive gracias a una voz interior, una voz llena de poesía. Gracias a sus recortes de palabras que conserva en una caja en una vitrina, un curioso vicio que se origina en el colegio.  “habíamos descubierto el lado creativo del lenguaje, y nos daba mucha risa, y hasta ganas de orinar”

La poesía es su salvación. Su voz faquir le hace sentirse viva en el mundo que la rodea.  “no sé si escribo para esta voz o ella escribe para mí. No estoy segura de quién alimenta a quién”
“Todos poseemos una voz viviéndonos. De su oficio oculto, somos la sombra”
Como ella misma dice: “La ficción es el mejor mundo que conozco”


La poesía y su perro Es Nin. El único que realmente la adora tal como es. Los dos únicos valores en su vida.

La novela contiene una gran crítica social, entre ellos sobre la pérdida de la identidad tras el matrimonio, sobre el papel de la mujer en la sociedad y su sometimiento a las normas. Sobre la hipocresía imperante. 

Hay varios capítulos, digamos, futuribles que hablan de reprogramación social , en especial para las mujeres. Está el pabellón de hiperféminas con potenciación del servicio sexual sumiso.  Área de maternaje industrial: Lactancia mecanizada y producción de hembras no problemáticas. Lugares donde se somete a la mujer a una especie de esclavización. 

Las mujeres protagonistas.

La madre: “el qué dirán las malas lenguas tiene poder. Tiene el poder para lograr que una madre se convierta en la peor enemiga que conoces”

Aina, la hermana: “descubrió a su hermana en el entierro de su madre”   Sin embargo, no la asimilaba como un ser entero, sino más bien un apéndice del cuerpo materno, un brazo añadido, un pedazo de carne, integrada en la madre.

Cati, la amiga: Cati iba a operarse las tetas, ningún modo de evitarlo, decisión irrevocable. Pero Cati, era Cati, ¿para qué quería más tetas? 
Cati que en su afán de salvarla, mancilla su amistad.

Las tres, a pesar de su cercanía, son las que más perjudican a Marga.


Los hombres de la novela.

Joan Fusta. Ese bicho palo, tan seco, serrín, lengua, saliva, escupitajo, lija, carraspeo y más serrín. Un maltratador, tanto física como psicológicamente. 

Biel Mascaró. El hombre del centro de rehabilitación donde "trabaja", donde la llevan para ser reinsertada. Un hombre de dos o tres caras. La hipocresía en persona.

Ricard. El psicólogo. El zahorí. (Faquir y zahorí. Dos bellas palabras que suenan a viento silbado desde lejos, acantilado y flauta. Primero el salto abrupto de la Q: Faquir. Luego el vuelo deslizante como un ave que planea suave las tres sílabas hasta el silencio. Zahorí)

Dondón. Su amigo.


Por la temática puede parecer una novela trágica. Sin embargo, no es así. Es una novela en la que siempre se respira un claro entusiasmo por la vida, por la supervivencia, por no perder la fe en el ser humano. Es una novela muy psicológica que te adentra en los entresijos de la mente de los protagonistas. A mí me hubiera gustado un poco más de la personalidad de Cati, la amiga. Pero eso es nada más que mi punto de vista.

Salomé sabe cómo combinar la crudeza del tema con un lenguaje poético, ágil, fuerte en sus convicciones, como si escribir fuera una cosa fácil. Una novela muy trabajada en todos los aspectos. 

Una novela que engancha desde el principio, donde seguir las vivencias de Marga Bibiloni se convierte en un ejercicio apasionante.


UN VIAJE SOLO PARA HOMBRES - Raúl Ariza

Dos personajes. Dos hombres que huyen. Un niño. Y un autor que cuenta la historia de alguien que, a su vez, cuenta la historia de alguien. Parece complicado, pero no lo es.
Jorge Canal escribe la historia de Santiago Albiol. Y Raúl la de Jorge Canal.

En la primera página se demuestra ya la intención del autor. No hay trampas. Vamos a entrar de lleno en el asesinato de una mujer, María Luisa Mur, presuntamente cometido por su marido, Santiago Albiol.

El libro está estructurado de dos formas distintas. Los capítulos corresponden a la novela que Jorge Canal intentó escribir. A pie de página de cada uno de estos capítulos, las notas que éste fue tomando. El desarrollo de sus conversaciones con Santiago Albiol, sus propias reflexiones sobre los hechos y su estado de ánimo.

Los que se marcan mediante fechas corresponden a la vida de Jorge Canal según la visión de su amigo, el autor, según Raúl. Las visitas al psicólogo. Su relación con las mujeres, con su familia, su soledad. Su narcisismo.
Subrayo palabras en la primera página, el primer día de viaje de Santi, tras asesinar a su esposa. Frío, silencio, gélida zarpa. El ambiente que rodea al asesino.
A través de estos dos personajes nos iremos adentrando en la novela cada vez con más intriga, dulcemente, sin casi darnos cuenta. Sin poder dejar de leer. Atrapados en la tela de araña de una historia cuyo desenlace ya conocemos.

En la novela hay dos estilos distintos. Los capítulos escritos por Jorge Canal correspondientes a la huida de Santi con su pequeño de cinco años son, me atrevería a decir, el estilo Ariza. El que nos tiene acostumbrados a través de sus libros de relatos. El de un narrador efectivo, efectista, de un abrumador manejo del lenguaje. De la sutileza, de la descripción. De saber llevarnos a través de los tiempos sin dejar caer la lectura en ningún momento.

En esta narración tan sutil y, tal como le sucede a Jorge, no conseguimos odiar al asesino de una mujer y acaba casi convenciéndonos de su inocencia, de su debilidad, de su inmenso amor por ella. Y, de que, quién sabe, hasta ella se lo merecía.

En la otra parte de la narración, Raúl habla de su amigo Jorge Canal y lo hace sin concesión alguna a su carácter ni a su amistad. Y es una narración más seca, desapegada.
Hay una referencia curiosa: en feliz competición con Raúl, su amigo del alma, un tipo con la misma soberbia de escritor que la suya.  (Sonrío)
Desde mi punto de vista, Jorge Canal es el verdadero maltratador de esta doble historia. Su compartimiento hacia las mujeres, su forma de mirarlas, de atraerlas y repelerlas al mismo tiempo. El resultado probable de una terrible herencia todavía muy arraigada.
“el suyo es un comportamiento imposible de ser defendido. Lo sabe. Un comportamiento que habla del mito del sultán, de esa atávica querencia masculina por poseer rebaños”

La novela está llena de matices femeninos, de miradas femeninas.
También llena de referencias a la literatura y al cine, dos de las pasiones de Raúl Ariza.

En la portada hay un niño. El hijo de Santi Albiol, la víctima inocente que se pliega a los deseos de un padre con un extraño comportamiento. Un niño maduro, sensato cuyo destino se nos escapa.

El caso es que Raúl Ariza ha dado el salto a la novela desde el relato con la calidad y la maestría que le caracteriza. Una transición que no es fácil de hacer. El relato tiene sus características propias, distintas, como todo el mundo sabe, de la novela y a Raúl Ariza no parece que le haya resultado complicado. Algo sin ninguna duda muy envidiable.

Yo, que conozco a Raúl, me admiro de su capacidad de escribir, de su manejo del verbo,  de su lenguaje poderoso ya demostrado en sus anteriores libros de relatos: Elefantiasis, La suave piel de la anaconda y Glóbulos Versos. 

Y, por si no ha quedado bastante claro, por si he sido imprecisa, o demasiado formal o rígida, añadir que es una de las mejores novelas que he leído en mucho tiempo. 



sábado, 18 de marzo de 2017

PENÚLTIMAS Y ÚLTIMAS LECTURAS - Fase 2

ÉRASE DE UNA VEZ - Ana Vidal Pérez de la Ossa


Este libro de microrrelatos, el primero que publica Ana Vidal contiene ochenta y una píldoras en forma de escritos, más una primera intención, una aproximación a su manera de pensar que se titula LA BALLENA y otro más como culminación de todo lo que nos ha ido dejando entre sus palabras ELIGE EL FINAL.
Está dividido en cuatro partes, a saber:

Quien a los suyos padece, 14 micros dedicados a esos personajes que circulan dentro y alrededor de nuestras vidas: madres, hermanos tías Mimís, padres...

Estiaje

Ana recoge las briznas de verano que aún quedan entre los secarrales; entre ellas brillan algunos pedazos de ilusión. Se llena las manos y lo guarda todo en los bolsillos de su chaqueta y entre los pliegues de la falda. Sin darse cuenta, asoma la que sserá su promera nostalgia.


Me hubiera cansado contigo, 26 historias dedicadas al amor, al desamor, a la amargura, al sexo y a los posos que todas estas sensaciones van dejando en el ser humano.

Otoño

Así como las hojas danzan en otoño un día de viento, nuestra ropa voló por la habitación para caer en el suelo y quedarse ahi, tendida, en espera de que alguien la barriera. No nosotros, que preferimos quedarnos desnudos bajo las mantas hasta la primavera.


Hasta aquí hemos llagado otras 22 píldoras para decir adiós, para poner fecha de caducidad, de letras de estación de llegada.

Luna de hiel

"Y nos iremos de viaje a las montañas rocosas", fueron tus últimas palabras antes de desaparecer. No necesité coger un vuelo para que todo tuviera pinchos y aristas, para que hiciera un frío de madrugada y el aire echara a correr sin abrir las ventanas.  Yo ya solo supe esperar vestida con tu vieja cazadora, la mirada clavada en el pasado y el viento despeinando los últimos sueños de miel.


Nosotros que nos morimos tanto 19 micros sobre la vida y la muerte, la añoranza, el destino.

Los niños muertos

Sobrevivimos a terremotos, nos batimos en duelo doscientas dieciocho veces al día, buscamos tesoros con viejos mapas borrados hace siglos y matamos a los piratas que se cruzan en nuestro camino. Entre las paredes de esta habitación, la única fatalidad que no nos permitimos es crecer. 


Ana Vidal sabe cómo jugar con las palabras, cómo cambiar las letras de las historias para confundir al destino, para contarnos varias cosas al mismo tiempo sin perder la esencia de lo que queda por debajo, para que lo descubramos, juega con ellas y con nosotros. El amor es pasajero pero dulce o cruel. El adiós del amor es una luz que se apaga para encender otra distinta. Es ternura cuando habla de los personajes y nos encandila. Convierte lo más doloroso en poesía.
Un delicioso libro de microrrelatos.





PRODUCTO INTERIOR MUY BRUTO – David Vivancos


Este no es el primer libro de David Vivancos. Nos encontramos con un autor con su trayectoria propia y su estilo particular como viene demostrando desde el principio.
En este libro ha dividido las historias en dos partes: Producto interior y Muy bruto, cada una de ellas con cincuenta y un micros.
Ambos títulos ya nos anticipan algo de lo que vamos a poder leer. David no se anda por las ramas y utiliza el sentido del humor, negro, macabro y, en la última parte, como su nombre indica, muy bruto. Hay en los textos sarcasmo, surrealismo y mala leche. Todo ello muy bien dosificado para hacer que la lectura te obligue a seguir adelante sin perder la sonrisa, sin dejar de buscar la punta de ese iceberg famoso de los microrrelatos. 

La eterna discusión

Los gusanos que se alimentaron de la masa encefálica de Don Jacinto Benavente presumen de un alto cociente intelectual.
Los que lo hicieron de la pierna izquierda de Kubala menosprecian a los primeros y sostienen que sólo ellos, y no los gusanos sabios, podrán llenar un estadio de espectadores dispuestos a pagar una entrada por verlol.s
Los gusanos que disfrutaron de las carnes de La Bella Dorita callan al escuchar a los unos y a los otros. Se limitan a relamerse a y sonreír.

Como se indica en la contraportada, todo escritor echa mano, consciente o inconscientemente, de ese interior bruto que todos llevamos dentro. El resultado depende de la maestría del autor. Como es el caso de David Vivancos. La política y los políticos, los abuelos, los padres y los vecinos. Todos son susceptibles de ser utilizados para construir un micro solvente. Los niños no se libran de este concepto muy bruto. Los protagonistas de sus micros son un poco monstruos.

El coche teledirigido

El coche teledirigido esquivó el buzón de Correos y se perdió por la puerta del aparcamiento, rampa abajo, y el niño se adentró en la oscuridad, corriendo tras él. No salió y nunca llegamos a encontrarlo. Y hoy, treinta y pico años después, lo he reconocido, en el parque, porque todavía lo lleva en la mano. El coche. Rojo, con un cinco negro pintado en la puerta del conductor y en la del copiloto. Y el mando remoto e la otra. Va despeinado y mal afeitado y la ropa le viene, lógicamente, pequeña. Y he hecho como si no supiera quién es, como si la cosa no fuera conmigo, y le he seguido dando de comer a las palomas, no vaya a echarme en cara que lo perdiera, tantos años tras, aquel domingo por la mañana. 

Dos ejemplos, apenas dos pinceladas para adivinar lo que podemos encontrar entre las páginas de PRODUCTO INTERIOR MUY BRUTO.
Sonrisas, sorpresas y muchos de nuestros propios fantasmas.